La variabilidad de la frecuencia cardiaca es la variación que hay en el intervalo de tiempo que hay entre un latido y otro. Puede utilizarse como indicador del estrés fisiológico.

La mayoría de la gente concibe la frecuencia cardiaca como el número de latidos por minuto pero la frecuencia cardiaca cambia de un latido a otro. La variabilidad de la frecuencia cardiaca mide esta irregularidad que ocurre de forma natural en el ritmo cardiaco.

Ava mide la variación que hay entre las ondas de baja frecuencia y alta frecuencia de tu ritmo cardiaco. Dado que Ava mide tu variabilidad usando esta variación, si te da una cifra más baja, es que estás menos estresada.

Lo que se considera "normal" dentro de la variabilidad de la frecuencia cardiaca varía enormemente de una persona a otra. Cuando empiezas a observar una base estable en la variación de la variabilidad de tu frecuencia cardiaca, podrás saber mucho sobre el nivel de estrés fisiológico de tu cuerpo al ver si esta variación aumenta o disminuye.

Con lo que hay que quedarse en cuanto a la variabilidad de la frecuencia cardiaca es que cuanto más baja sea, menor será el nivel de estrés fisiológico.