Ava está diseñada para detectar las señales fisiológicas que se estabilizan tras cuatro horas de sueño.

Por eso, recomendamos usar Ava solo cuando sepas que dormirás al menos cuatro horas.

Si te pones tu pulsera Ava y duermes menos de tres horas, no se incluirán los datos de esa noche en el algoritmo para la predicción de tu fertilidad.