Si has consumido suficiente alcohol o drogas como para estar afectada, esto alterará tu estado fisiológico y por tanto, tendrá un impacto en los parámetros fisiológicos que registra Ava mientras duermes, como la frecuencia del pulso en reposo. Bajo estas circunstancias, no recomendamos usar Ava esa noche, ya que los datos pueden ser totalmente distintos y pueden poner en peligro la precisión de las predicciones de Ava.

Si te tomas una copa de vino con la comida y sueles hacerlo con relativa frecuencia, no debería haber implicación en tus datos.