Si lo haces con regularidad y consistencia, hacer ejercicio no debería influir en tus datos fisiológicos ni en las predicciones de Ava.

No obstante, si de repente haces un cambio significativo en tu tabla de ejercicios o se vuelve muy intensa, puede que este cambio influya en tu estado fisiológico y a su vez en los parámetros fisiológicos que registra Ava y que puede afectar a la precisión de las predicciones de Ava.