Para obtener los mejores resultados posibles, debes llevar Ava ajustada, que no baile en la muñeca cuando la lleves puesta.

Asegúrate de que el módulo del sensor cae en la parte superior de tu muñeca, justo bajo el hueso, y que cabe un dedo entre la pulsera y tu muñeca, pero no dos.