Ava se enciende automáticamente cuando entra en contacto con la piel. Si la llevas en la muñeca, se encenderá la luz verde del sensor en la parte interior. La luz puede encenderse rápidamente o tardar hasta siete segundos.

Antes de ponerte Ava por primera vez, conecta el dispositivo con la app y enchufa Ava a la corriente durante al menos tres horas para asegurarte de que tiene carga completa.