Tu pulsera Ava debe estar ajustada a tu muñeca para que no se mueva por la noche.

No obstante, no debería doler ni cortar la circulación, ha de ser cómoda de llevar.