Todos los sensores de la pulsera Ava y del software han sido diseñados para recabar e interpretar los síntomas fisiológicos detectados en la muñeca.

Si te pones la Ava en otra parte de tu cuerpo, no proporcionará datos correctos, generando así predicciones imprecisas.