Cuando Ava detecta los primeros síntomas de que se está abriendo tu ventana fértil, proyecta automáticamente una ventana fértil de seis días, ya que es la duración típica entre las primeras señales de fertilidad y la ovulación. No obstante, si se detecta que la ovulación va a tener lugar antes de lo predicho, el algoritmo se adaptará. Por eso, puede que veas en un primer momento una ventana fértil de seis días que luego pasa a ser una ventana más corta.