Los primeros cuatro días que usas Ava es muy probable que tu gráfica sea muy irregular. Esto se debe a que el algoritmo tarda unos días en entender la parte de la noche en la que estás durmiendo profundamente, y hasta que se complete el proceso, tus datos pueden parecer una locura.

Después de esos primeros cuatro días, las lecturas de los datos que veas en tu gráfica serán un reflejo exacto de lo que ha pasado en tu cuerpo esa noche. Si tras esos primeros cuatro días tus datos siguen siendo un lío, también es posible que aún no hayas ovulado.

El patrón normal que esperamos ver es que la frecuencia del pulso en reposo empieza a aumentar unos días antes de la ovulación e incrementa incluso más después de la ovulación (aunque no es el caso de todas las mujeres), y la temperatura aumenta después de la ovulación. Si todavía no has visto esos aumentos, cada vez que tu gráfica sube o baja parece que algo mucho más significativo de lo que es en realidad.

También es importante saber que no debes esperar ver cambios en el patrón de variabilidad de tu frecuencia cardiaca, ya que este simplemente refleja tus niveles de estrés diarios.