En nuestro estudio clínico, el patrón más común de la frecuencia del pulso en reposo que vimos fue este: La frecuencia del pulso en reposo llega a su punto más bajo durante o justo después de la menstruación. Entonces, entre dos y cinco días antes de ovular, empieza a aumentar. Sube incluso más una vez pasada la ovulación, alcanzando su punto álgido durante la fase lútea. Empieza a caer otra vez justo antes o justo después del siguiente periodo.

También vimos ciclos sanos ovulatorios que no tenían este patrón. Seguimos investigando para intentar entender estos tipos de ciclo. Lo importante es que, por lo que vemos, es menos común que la frecuencia cardiaca en reposo se comporte así, pero sigue siendo algo normal. El factor más importante a la hora de confirmar que se ha ovulado sigue siendo la temperatura. Tener un patrón bifásico de temperatura en el ciclo es una fuerte señal de que se ha ovulado.

Ten en cuenta que tomar alcohol o drogas que provocan ebriedad pueden influir en tu frecuencia del pulso en reposo. Para más información, consulta esta página.