Los datos de tus registros están codificados con un protocolo propio.

Cuando la app de Ava se comunica con nuestros servidores, por ejemplo, cuando subimos tus datos al servidor, usamos TLS/SSL para garantizar protección de datos, integridad y autenticidad.

Encriptamos tus datos de identificación personal, como tu nombre de usuario o dirección de correo, y almacenamos esta información en una base de datos y los datos sobre tu salud en otra. Así, cuando almacenamos tus datos de salud en nuestra base de datos, se vuelven anónimos.