La respuesta es: depende. Y te explicamos por qué.

Ava te ofrece dos tipos de datos:

1. Los datos recogidos mientras duermes sobre tu temperatura, frecuencia del pulso en reposo, estrés fisiológico y sueño.

2. La predicción de tu ovulación y ventana fértil en función de tus datos fisiológicos.

La predicción de fertilidad solo es precisa en los ciclos de entre 24 y 35 días. Si todavía no te ha vuelto la regla, el algoritmo de Ava no podrá predecir tu fecha de ovulación y ventana fértil. No obstante, si vas prestando atención a los datos de tu temperatura y frecuencia del pulso, podrás detectar tu primera ovulación tú misma.

En nuestros estudios clínicos, observamos que la frecuencia del pulso en reposo empieza a aumentar los días previos a la ovulación. También vimos que la temperatura aumenta después de la ovulación. Si ves que aumenta la frecuencia de tu pulso en reposo, y varios días después aumenta la temperatura, es probablemente una señal de que has ovulado.

Aunque no estés dando de mamar, es posible que sigas levantándote varias veces por la noche para dar de comer al bebé. Ten en cuenta que Ava requiere tres horas de sueño acumulado por noche para darte una predicción precisa.