Si te quemaste mucho y la piel de la muñeca está roja, quema, pica, está descamada, sensible al tacto o inflamada, te recomendamos que esperes a que se te haya sanado y recuperado la piel antes de volver a usar Ava.