Ava necesita estar puesta al menos cuatro horas con un mínimo de tres horas de sueño acumulado para ofrecer una lectura precisa de los resultados de esa noche.

Dado que Ava registra tu movimiento con un acelerómetro, reconoce cuándo estás despierta, así que te recomendamos que, aunque te despiertes varias veces por la noche, no te quites tu Ava.

Si tienes que quitarte la pulsera Ava por la noche, asegúrate de que no pasen más de dos horas.