Las publicaciones científicas existentes sugieren que la frecuencia respiratoria tiende a permanecer estable y no cambia significativamente durante el embarazo en comparación con el estado de no embarazo.


Si tiene dudas sobre su frecuencia respiratoria durante el embarazo, consulte a su médico.


Para obtener más información, no dude en consultar este artículo de la revista.